23 de junio de 2013

Justo enfrente de su ventana había otra. También detrás de esa ventana abierta había visillos que se movían y sobre los cuáles se movían las sombras dispersas de otras hojas.
Más allá de los visillos y del cristal desnudo, la habitación estaba tan oscura como la suya.

Una muerte en la familia
James Agee

Leer más